x

Biblia Online

Anuncios


Ezequiel 36:2 - Biblia de las Americas

Ezequiel 36:2

"Así dice el Señor DIOS: 'Por cuanto el enemigo ha dicho contra vosotros: "¡Ajá!" y: "Las alturas eternas han pasado a ser posesión nuestra,"

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Reina Valera 1960

Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto el enemigo dijo de vosotros: ¡Ea! también las alturas eternas nos han sido dadas por heredad;

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Traducción en Lenguaje Actual

“Ustedes, israelitas, ¡presten atención a mis palabras! ¡Y escúchenme también ustedes, los que viven alrededor! Sus enemigos se burlan de ustedes, y los ofenden. Dicen que ahora el país les pertenece, aunque este siempre ha sido de Israel. Además, las naciones vecinas los atacan, destruyen sus ciudades, y les roban todo lo que tienen. Además, toda la gente se burla de ustedes.

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Nueva Version Internacional

Así dice el Señor omnipotente: El enemigo se ha burlado de ustedes diciendo: ‘Las antiguas colinas ya son nuestras.

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Nueva Versión Internacional 1999

Así dice el Señor omnipotente: El enemigo se ha burlado de ustedes diciendo: ‘Las antiguas colinas ya son nuestras.’ ”

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Dios habla hoy

yo, el Señor, digo: Los enemigos de Israel se creen dueños ya de las montañas eternas.

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Kadosh Israelita Mesiánica

YAHWEH Elohim dice: "El enemigo se está jactando sobre ti, ¡aja! ¡Hasta los antiguos lugares altos son nuestros ahora! °

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Nueva Traducción Viviente

Esto dice el SEÑOR Soberano: sus enemigos se mofaron de ustedes diciendo: ‘¡Ajá, ahora las alturas antiguas nos pertenecen!’ ”.

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - La Biblia del Oso  RV1569

Anſi dixo el Señor Iehoua, Porquanto el enemigo dixo ſobre voſotros, Hala, tãbien las alturas perpetuas nos hã ſido por heredad:

Ver Capítulo

Ezequiel 36:2 - Reina Valera Antigua 1602

Así ha dicho el Señor Jehová: Por cuanto el enemigo dijo sobre vosotros: ¡Ea! también las alturas perpetuas nos han sido por heredad;

Ver Capítulo