Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 31:8 - Biblia de las Americas

Ezequiel 31:8

"Los cedros no lo igualaban en el huerto de Dios; los cipreses no se podían comparar con su ramaje, y los plátanos no igualaban sus ramas. Ningún árbol en el huerto de Dios podía compararse a él en su hermosura.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Reina Valera 1960

Los cedros no lo cubrieron en el huerto de Dios; las hayas no fueron semejantes a sus ramas, ni los castaños fueron semejantes a su ramaje; ningún árbol en el huerto de Dios fue semejante a él en su hermosura.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Traducción en Lenguaje Actual

No hay en todo el paraíso un solo cedro igual a ti. Tampoco hay un solo pino con ramas como las tuyas, ni un castaño con tantas hojas. ¡No hay en todo el paraíso un solo árbol tan hermoso como tú!

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Nueva Version Internacional

Ningún cedro en el jardín de Dios se le podía comparar; ningún pino ostentaba un follaje parecido, ni tenían su fronda los castaños. se le comparaba en hermosura.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Dios habla hoy

Ningún cedro del jardín de Dios[1] se podía comparar a él; ningún pino tenía ramas como las suyas, ningún castaño tenía tantas hojas, ningún árbol del jardín de Dios se le igualaba en belleza.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Nueva Traducción Viviente

Ningún otro cedro del jardín de Dios podía hacerle competencia. Ningún ciprés tenía ramas como las suyas; ningún plátano oriental tenía ramas comparables. Ningún árbol del jardín de Dios tenía una belleza parecida.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Palabra de Dios para Todos

Los cedros del paraíso no pueden compararse con él. El ramaje de los demás árboles no puede comparase con el del cedro, ni siquiera el del plátano. Ningún árbol del paraíso se le compara en belleza.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Biblia de Jerusalén 1998

No le igualaban los demás cedros en el jardín de Dios, los cipreses no podían competir con su ramaje, los plátanos no tenían ramas como las suyas. Ningún árbol, en el jardín de Dios, le igualaba en belleza.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ningún cedro en el jardín de Elohim era como éste, ningún ciprés se comparaba con sus ramas, ningún castaño era rival para sus ramas, ° ningún árbol en el jardín de Elohim podía igualar su hermosura.

Ver Capítulo