x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Ezequiel 23:35 - Biblia de las Americas

Ezequiel 23:35

Por tanto, así dice el Señor DIOS: "Porque me has olvidado y me has arrojado a tus espaldas, carga ahora con el castigo de tu lujuria y de tus prostituciones."

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Reina Valera 1960

Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto te has olvidado de mí, y me has echado tras tus espaldas, por eso, lleva tú también tu lujuria y tus fornicaciones.

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Traducción en Lenguaje Actual

»Como te olvidaste de mí y me diste la espalda, tendrás que sufrir las consecuencias de tu desvergüenza como prostituta. Te juro que así lo haré».

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Nueva Version Internacional

"Por eso, así dice el Señor omnipotente: Por cuanto me has olvidado y me has dado la espalda, sufrirás las consecuencias de tu lujuria y de tus prostituciones. "

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Nueva Versión Internacional 1999

» ”Por eso, así dice el Señor omnipotente: Por cuanto me has olvidado y me has dado la espalda, sufrirás las consecuencias de tu lujuria y de tus prostituciones.”»

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Dios habla hoy

"Por eso yo, el Señor, digo: Puesto que te has olvidado de mí y me has vuelto la espalda, tendrás que sufrir el castigo de tu libertinaje y de tus prostituciones."

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Por lo tanto, así dice YAHWEH: 'Porque te olvidaste de mí y me lanzaste a tus espaldas, tú cargarás la iniquidad de tu lujuria y prostitución.'" °

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Nueva Traducción Viviente

»Y porque te olvidaste de mí y me diste la espalda, esto dice el SEÑOR Soberano: tendrás que sufrir las consecuencias de toda tu lascivia y de tu prostitución».

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - La Biblia del Oso  RV1569

Portanto anſi dixo el Señor Iehoua: Por quãto te has oluidado demi, y mehas echado tras tus eſpaldas: lleua pues tu tambien tu ſuziedad y tus fornicaciones.

Ver Capítulo

Ezequiel 23:35 - Reina Valera Antigua 1602

Por tanto, así ha dicho el Señor Jehová: Por cuanto te has olvidado de mí, y me has echado tras tus espaldas, por eso, lleva tú también tu suciedad y tus fornicaciones.

Ver Capítulo