x

Biblia Online

Anuncios


Ezequiel 16:5 - Biblia de las Americas

Ezequiel 16:5

'Ningún ojo se apiadó de ti para hacer por ti alguna de estas cosas, para compadecerse de ti; sino que fuiste echada al campo abierto, porque fuiste aborrecida el día en que naciste.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Reina Valera 1960

No hubo ojo que se compadeciese de ti para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste arrojada sobre la faz del campo, con menosprecio de tu vida, en el día que naciste.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Nueva Version Internacional

Nadie se apiadó de ti ni te mostró compasión brindándote estos cuidados. Al contrario, el día en que naciste te arrojaron al campo como un objeto despreciable.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Nueva Versión Internacional 1999

Nadie se apiadó de ti ni te mostró compasión brindándote estos cuidados. Al contrario, el día en que naciste te arrojaron al campo como un objeto despreciable.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Dios habla hoy

Nadie tuvo compasión de ti ni se preocupó de hacerte esas cosas. El día en que naciste, te dejaron tirada en el campo porque sentían asco de ti.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Nadie que te miraba tuvo suficiente piedad de ti para hacerte ninguna de estas cosas – nadie tuvo ninguna compasión de ti. Más bien, fuiste echada en un campo abierto en tu inmundicia en el día que naciste.[67]

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Nueva Traducción Viviente

Nadie puso el más mínimo interés en ti; nadie tuvo compasión de ti ni te cuidó. El día de tu nacimiento, no fuiste deseada; te arrojaron en el campo y te abandonaron para que murieras.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - La Biblia del Oso  RV1569

No vuo ojo que ſe compadecieße de ti, para hazerte algo deeſto, auiendo de ti miſericordia: mas fueſte echada ſobre la haz del campo, con menoſprecio de tu vida, en el dia que naciſte.

Ver Capítulo

Ezequiel 16:5 - Reina Valera Antigua 1602

No hubo ojo que se compadeciese de ti, para hacerte algo de esto, teniendo de ti misericordia; sino que fuiste echada sobre la haz del campo, con menosprecio de tu vida, en el día que naciste.

Ver Capítulo