Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ester 9:24 - Biblia de las Americas

Ester 9:24

Pues Amán, hijo de Hamedata, agagueo, enemigo de todos los judíos, había hecho planes contra los judíos para destruirlos, y había echado el Pur, es decir, la suerte, para su ruina y destrucción.

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Reina Valera 1960

Porque Amán hijo de Hamedata agagueo, enemigo de todos los judíos, había ideado contra los judíos un plan para destruirlos, y había echado Pur, que quiere decir suerte, para consumirlos y acabar con ellos.

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Traducción en Lenguaje Actual

Amán, el enemigo de los judíos, había ideado un plan para acabar con ellos, y echó suertes para saber cuándo matarlos y destruirlos.

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Nueva Version Internacional

Porque Amán hijo de Hamedata, el agagueo, el enemigo de todos los judíos, había maquinado aniquilar a los judíos y había echado el pur es decir, la suerte para confundirlos y aniquilarlos.

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Dios habla hoy

Pues Amán, el enemigo de todos los judíos, había pensado exterminarlos echando suertes para matarlos y destruirlos;

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Nueva Traducción Viviente

Amán, hijo de Hamedata el agagueo, el enemigo de los judíos, había conspirado para aplastarlos y destruirlos en la fecha escogida al echar suertes (a las suertes se les llamaba purim );

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Palabra de Dios para Todos

Amán, hijo de Hamedata, descendiente de Agag, enemigo de todos los judíos, había ideado un malvado plan para destruirlos. Él echó el pura para decidir el día en que arruinaría y destruiría a los judíos.

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Biblia de Jerusalén 1998

"Amán, hijo de Hamdatá, de Agag, enemigo de todos los judíos, había proyectado exterminar a los judíos y echó el "Pur", es decir, la suerte, para su ruina y exterminio.

Ver Capítulo

Ester 9:24 - Kadosh Israelita Mesiánica

demostrando como Haman el hijo de Hamdata el Agagi, el enemigo de los Yahudim, había conspirado contra los Yahudim para destruirlos y habían echado pur (esto es, echado suertes) para aplastarlos y destruirlos;

Ver Capítulo