Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ester 8:3 - Biblia de las Americas

Ester 8:3

Ester habló de nuevo delante del rey, cayó a sus pies, y llorando, le imploró que impidiera los propósitos perversos de Amán agagueo y el plan que había tramado contra los judíos.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Reina Valera 1960

Volvió luego Ester a hablar delante del rey, y se echó a sus pies, llorando y rogándole que hiciese nula la maldad de Amán agagueo y su designio que había tramado contra los judíos.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Ester se arrodilló ante el rey y le rogó, una vez más, que hiciera algo para impedir que se llevara a cabo el plan de Amán en contra de los judíos.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Nueva Version Internacional

Luego Ester volvió a interceder ante el rey. Se echó a sus pies y, con lágrimas en los ojos, le suplicó que pusiera fin al malvado plan que Amán el agagueo había maquinado contra los judíos.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Dios habla hoy

Luego Ester habló nuevamente con el rey y , echándose a sus pies y con lágrimas en los ojos, le suplicó que anulara la malvada orden de Amán y que no se llevaran a cabo sus planes contra los judíos.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Nueva Traducción Viviente

Luego Ester volvió a presentarse ante el rey, cayó a sus pies y le suplicó con lágrimas que detuviera el plan siniestro que Amán, el agagueo, había conspirado contra los judíos.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Palabra de Dios para Todos

Ester se acercó nuevamente al rey, cayó a sus pies y comenzó a llorar. Le rogó que interviniera por los judíos para evitar su destrucción conforme al malvado plan de Amán, el descendiente de Agag.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Biblia de Jerusalén 1998

Ester volvió a suplicar al rey, cayendo a sus pies, llorando y ganando su benevolencia, que anulara la maldad de Amán, el de Agag, y los proyectos que había concebido contra los judíos.

Ver Capítulo

Ester 8:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

De nuevo Ester habló con el rey; ella cayó a sus pies y le suplicó con lágrimas poner fin a la perversidad que Haman el Agagi había causado por la conspiración que había maquinado contra los Yahudim.[45]

Ver Capítulo