Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ester 4:5 - Biblia de las Americas

Ester 4:5

Entonces Ester llamó a Hatac, uno de los eunucos que el rey había puesto a su servicio, y le ordenó ir a Mardoqueo para saber qué era aquello y por qué.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Reina Valera 1960

Entonces Ester llamó a Hatac, uno de los eunucos del rey, que él había puesto al servicio de ella, y lo mandó a Mardoqueo, con orden de saber qué sucedía, y por qué estaba así.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Luego Ester llamó a Hatac, uno de los guardias que el rey había puesto a su servicio, y le ordenó que fuera a preguntarle a Mardoqueo qué le pasaba.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Nueva Version Internacional

Entonces Ester mandó llamar a Hatac, uno de los eunucos del rey puesto al servicio de ella, y le ordenó que averiguara qué preocupaba a Mardoqueo y por qué actuaba de esa manera.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Dios habla hoy

Ester llamó entonces a Hatac, que era oficial de la guardia real, y le ordenó que fuera a ver a Mardoqueo y le preguntara qué estaba sucediendo y por qué hacía todo aquello.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Nueva Traducción Viviente

Luego Ester llamó a Hatac, uno de los eunucos del rey que había sido designado como su asistente. Le ordenó que fuera a ver a Mardoqueo y averiguara qué era lo que le preocupaba y por qué estaba de luto.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Palabra de Dios para Todos

Entonces Ester llamó a Hatac y le ordenó que averiguara qué era lo que estaba angustiando a Mardoqueo. Hatac era uno de los eunucos del rey que había sido elegido para atenderla.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Biblia de Jerusalén 1998

Llamó Ester a Hatac, uno de los eunucos que el rey había puesto a su servicio, y le envió a Mardoqueo para enterarse de lo que pasaba y a qué obedecía todo aquello.

Ver Capítulo

Ester 4:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así que Ester mandó a llamar a Hataj, uno de los eunucos del rey cual la atendía, y lo instruyó a ir a Mordejai y que averiguara de qué se trataba todo esto y porqué. [28]

Ver Capítulo