Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Esdras 8:31 - Biblia de las Americas

Esdras 8:31

Partimos del río Ahava el día doce del mes primero para ir a Jerusalén; y la mano de nuestro Dios estaba sobre nosotros, y nos libró de mano del enemigo y de las emboscadas en el camino.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Reina Valera 1960

Y partimos del río Ahava el doce del mes primero, para ir a Jerusalén; y la mano de nuestro Dios estaba sobre nosotros, y nos libró de mano del enemigo y del acechador en el camino.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Traducción en Lenguaje Actual

El día doce del mes de Abib dejamos el río Ahavá y nos pusimos en camino hacia Jerusalén. Nuestro Dios nos cuidó en el camino, pues nos libró de enemigos y de bandidos.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Nueva Version Internacional

El día doce del mes primero partimos del río Ahava para ir a Jerusalén. Durante todo el trayecto Dios nos acompañó y nos libró de enemigos y asaltantes.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Dios habla hoy

El día doce del mes primero[5] nos marchamos del río Ahavá para dirigirnos a Jerusalén. Nuestro Dios nos ayudó, librándonos de enemigos y de bandidos en el camino.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Nueva Traducción Viviente

El 19 de abril,* levantamos el campamento junto al canal de Ahava y nos dirigimos a Jerusalén. La bondadosa mano de nuestro Dios nos protegió y nos salvó de enemigos y bandidos a lo largo del camino.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Palabra de Dios para Todos

En el día doce del primer mesa partimos desde el río Ahava hacia Jerusalén. Dios estaba con nosotros y nos protegió de enemigos y ladrones durante todo el camino.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Biblia de Jerusalén 1998

El día doce del primer mes partimos del río Ahavá para ir a Jerusalén. La mano de nuestro Dios estaba con nosotros y nos salvó en el camino de la mano de enemigos y salteadores.

Ver Capítulo

Esdras 8:31 - Kadosh Israelita Mesiánica

En el duodécimo día del primer mes, salimos del Río Ahava para ir a Yerushalayim. La mano de nuestro Elohim estaba sobre nosotros, y El nos liberó de las manos del enemigo y del adversario en el camino.

Ver Capítulo