x

Biblia Online

Anuncios



Esdras 8:30 - Biblia de las Americas

Esdras 8:30

Los sacerdotes y los levitas recibieron la plata, el oro y los utensilios ya pesados, para traerlos a Jerusalén a la casa de nuestro Dios.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Reina Valera 1960

Los sacerdotes y los levitas recibieron el peso de la plata y del oro y de los utensilios, para traerlo a Jerusalén a la casa de nuestro Dios.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Traducción en Lenguaje Actual

Entonces los sacerdotes y sus ayudantes recibieron la plata, el oro y los utensilios que habían sido pesados y los llevaron al templo de nuestro Dios en Jerusalén.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Nueva Version Internacional

Así que los sacerdotes y levitas recibieron la plata, el oro y los utensilios que fueron pesados para llevarlos al templo de nuestro Dios en Jerusalén.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Nueva Versión Internacional 1999

Así que los sacerdotes y levitas recibieron la plata, el oro y los utensilios que fueron pesados para llevarlos al templo de nuestro Dios en Jerusalén.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Dios habla hoy

Entonces los sacerdotes y los levitas recibieron la plata, el oro y los utensilios que habían sido pesados, y los llevaron a Jerusalén, al templo de nuestro Dios.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Kadosh Israelita Mesiánica

Así que los kohanim y los Leviim recibieron el peso de plata y oro y los artículos para traer a Yerushalayim, a la casa de nuestro Elo him.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Nueva Traducción Viviente

Entonces los sacerdotes y los levitas aceptaron la tarea de transportar esos tesoros de plata y de oro al templo de nuestro Dios en Jerusalén.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - La Biblia del Oso  RV 1569

Y los Sacerdotes y Leuitas recibierõ el peſo de la plata y del oro y de los vaſos, para traerlo à Ieruſalẽ à la Caſa de nueſtro Dios.

Ver Capítulo

Esdras 8:30 - Biblia Reina Valera Antigua 1602 (Biblia del Cántaro)

Los sacerdotes pues y Levitas recibieron el peso de la plata y del oro y de los vasos, para traerlo á Jerusalem á la casa de nuestro Dios.

Ver Capítulo