x

Biblia Online

Anuncios


Efesios 2:3 - Biblia de las Americas

Efesios 2:3

entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Reina Valera 1960

entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Antes nosotros nos comportábamos así, y vivíamos obedeciendo a los malos deseos de nuestro cuerpo y nuestra mente. ¡Con justa razón merecíamos ser castigados por Dios, como todos los demás!

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Nueva Version Internacional

En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos.* Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Nueva Versión Internacional 1999

En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos.[f] Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Dios habla hoy

De esa manera vivíamos también todos nosotros en otro tiempo, siguiendo nuestros malos deseos y cumpliendo los caprichos de nuestra naturaleza pecadora y de nuestros pensamientos. A causa de eso, merecíamos con toda razón el terrible castigo de Dios, igual que los demás.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

Es verdad, todos vivíamos así en un tiempo, seguíamos las pasiones de nuestra vieja naturaleza y obedecíamos sus deseos y los de nuestros pensamientos. En nuestra condición natural, estábamos en camino a la ira de YAHWEH, tal como todos los demás.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Nueva Traducción Viviente

Todos vivíamos así en el pasado, siguiendo los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. Por nuestra propia naturaleza, éramos objeto del enojo de Dios igual que todos los demás.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - La Biblia del Oso  RV1569

Con los quales noſotros tambien conuerſamos otro tiempo en los deßeos de nueſtra carne, haziẽdo el querer de la carne y de los penſamientos, y ſiendo nacidos hijos de yra, tãbien como los demàs.

Ver Capítulo

Efesios 2:3 - Reina Valera Antigua 1602

Entre los cuales todos nosotros también vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por naturaleza hijos de ira, también como los demás.

Ver Capítulo