Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Eclesiastés 2:10 - Biblia de las Americas

Eclesiastés 2:10

Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y ésta fue la recompensa de toda mi labor.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Reina Valera 1960

No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Hice todo lo que quise, todo lo que se me ocurrió. Disfruté plenamente de todos mis trabajos, pues bien ganado me lo tenía.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Nueva Version Internacional

No le negué a mis ojos ningún deseo, ni a mi *corazón privé de placer alguno, sino que disfrutó de todos mis afanes. ¡Sólo eso saqué de tanto afanarme!

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Dios habla hoy

Nunca me negué ningún deseo; jamás me negué ninguna diversión. Gocé de corazón con todos mis trabajos, y ese gozo fue mi recompensa.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Nueva Traducción Viviente

Todo lo que quise lo hice mío; no me negué ningún placer. Hasta descubrí que me daba gran satisfacción trabajar mucho, la recompensa de toda mi labor;

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Palabra de Dios para Todos

No me privé de nada que deseara ni me negué ningún placer. Siempre conseguí lo que deseaba porque me sentía feliz con todo trabajo que hacía. Al menos me quedó esa satisfacción.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Biblia de Jerusalén 1998

Nada negué a mis ojos de cuanto me pedían, ni rehusé a mi corazón ninguna alegría, pues me solazaba en medio de todas mis fatigas, y esto me compensaba de todas mis fatigas.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

No negué a mis ojos nada que ellos querían. No retuve ningún regocijo de mi corazón; y mi corazón se regocijó en todo mi trabajo, y ésta fue la porción de mi trabajo.[11]

Ver Capítulo