Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Eclesiastés 10:20 - Biblia de las Americas

Eclesiastés 10:20

Ni aun en tu recámara maldigas al rey, ni en tus alcobas maldigas al rico, porque un ave de los cielos llevará el rumor, y un ser alado hará conocer el asunto.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Reina Valera 1960

Ni aun en tu pensamiento digas mal del rey, ni en lo secreto de tu cámara digas mal del rico; porque las aves del cielo llevarán la voz, y las que tienen alas harán saber la palabra.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Traducción en Lenguaje Actual

Nunca hables mal del rey ni de la gente poderosa, aunque creas que nadie te oye. Las palabras vuelan; son como los pájaros, y todo llega a saberse.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Nueva Version Internacional

No maldigas al rey ni con el pensamiento, ni en privado maldigas al rico, pues las aves del cielo pueden correr la voz. Tienen alas y pueden divulgarlo.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Dios habla hoy

No critiques al rey ni siquiera con el pensamiento. No hables mal del rico, aunque estés a solas, porque las aves vuelan y pueden ir a contárselo.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Nueva Traducción Viviente

Nunca te burles del rey, ni siquiera en tu mente; y no te mofes de los poderosos, ni siquiera dentro de tu dormitorio. Pues un pajarito podría transmitir tu mensaje y contarles lo que dijiste.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Palabra de Dios para Todos

No hables mal del gobernante ni pienses mal de él. No hables mal de los ricos, ni siquiera estando solo, porque un pajarito puede ir a contárselo.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Biblia de Jerusalén 1998

Ni aun en tu interior faltes al rey, ni en tu propia alcoba faltes al rico, que un pajarito corre la voz, y un ser alado cuenta la cosa.

Ver Capítulo

Eclesiastés 10:20 - Kadosh Israelita Mesiánica

No insultes al rey, ni aun en tus pensamientos; ° y no insultes al rico, ni aun en tu habitación; ° porque un ave en el aire puede llevar las noticias, ° una criatura con alas puede repetir lo que tú dijiste.

Ver Capítulo