x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Deuteronomio 28:62 - Biblia de las Americas

Deuteronomio 28:62

Y quedaréis pocos en número, aunque erais multitud como las estrellas del cielo; porque no obedeciste al SEÑOR tu Dios.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Reina Valera 1960

Y quedaréis pocos en número, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehová tu Dios.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Traducción en Lenguaje Actual

»Ahora ustedes son un pueblo muy numeroso; pero si no obedecen a Dios, quedarán sólo unos cuantos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Nueva Version Internacional

Y tú, que como pueblo fuiste tan numeroso como las estrellas del cielo, quedarás reducido a unos cuantos por no haber obedecido al Señor tu Dios.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Nueva Versión Internacional 1999

Y tú, que como pueblo fuiste tan numeroso como las estrellas del cielo, quedarás reducido a unos cuantos por no haber obedecido al Señor tu Dios.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Dios habla hoy

y tú, Israel, que eras tan numeroso como las estrellas del cielo, quedarás reducido a un pequeño número, por no haber obedecido al Señor tu Dios.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Kadosh Israelita Mesiánica

Acabarás siendo pocos en números, donde eran tan numerosos como las estrellas del firmamento – porque no prestaste atención a la voz de YAHWEH tu Elohim.[118]

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Nueva Traducción Viviente

Aunque te multipliques tanto como las estrellas del cielo, quedarás reducido a unos cuantos, porque no quisiste escuchar al SEÑOR tu Dios.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - La Biblia del Oso  RV1569

Y que dareys en pocos varones, en lugar de auer ſido como las eſtrellas del cielo en multitud: por quanto no obedeciſte à la boz de Iehoua tu Dios.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:62 - Reina Valera Antigua 1602

Y quedaréis en poca gente, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud; por cuanto no obedeciste á la voz de Jehová tu Dios.

Ver Capítulo