Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Deuteronomio 2:36 - Biblia de las Americas

Deuteronomio 2:36

Desde Aroer, que está a la orilla del valle del Arnón, y desde la ciudad que está en el valle, aun hasta Galaad, no hubo ciudad inaccesible para nosotros; el SEÑOR nuestro Dios nos las entregó todas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Reina Valera 1960

Desde Aroer, que está junto a la ribera del arroyo de Arnón, y la ciudad que está en el valle, hasta Galaad, no hubo ciudad que escapase de nosotros; todas las entregó Jehová nuestro Dios en nuestro poder.

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Nueva Version Internacional

Desde Aroer, que está a la orilla del arroyo Arnón, hasta Galaad, no hubo ciudad que nos ofreciera resistencia; el Señor nuestro Dios nos entregó las ciudades una a una.

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Dios habla hoy

Desde la ciudad de Aroer, que está junto al río Arnón, y la ciudad que está en el valle, hasta Galaad, no hubo ciudad que resistiera nuestro ataque; el Señor nuestro Dios hizo que todas cayeran en nuestro poder.

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Nueva Traducción Viviente

»El SEÑOR nuestro Dios también nos ayudó a conquistar Aroer, que está al límite del valle del Arnón, al igual que la aldea situada en el valle junto con todo el territorio que se extiende hasta Galaad. Ninguna ciudad tenía murallas lo suficientemente fuertes para detenernos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Palabra de Dios para Todos

Desde Aroer en el límite del arroyo Arnón, incluyendo la ciudad que se encuentra en el valle, hasta la región de Galaad, no dejamos ninguna ciudad sin conquistar. El Señor nuestro Dios nos entregó cada una de ellas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Biblia de Jerusalén 1998

Desde Aroer, al borde del valle del Arnón, y la ciudad que está en el valle, hasta Galaad, no hubo ciudad inexpugnable para nosotros; Yahvé nuestro Dios nos las entregó todas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 2:36 - Kadosh Israelita Mesiánica

Desde Aroer, al borde del Valle Arnon, y desde la ciudad en el valle, todo el camino hasta Gilead, no hubo una ciudad muy bien fortificada que nosotros no capturáramos – YAHWEH nuestro Elohim nos dio todas ellas.

Ver Capítulo