x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Daniel 9:17 - Biblia de las Americas

Daniel 9:17

Y ahora, Dios nuestro, escucha la oración de tu siervo y sus súplicas, y haz resplandecer tu rostro sobre tu santuario desolado, por amor de ti mismo, oh Señor.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Reina Valera 1960

Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Señor.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Traducción en Lenguaje Actual

”Por favor, Dios nuestro, escucha mi oración y mis ruegos. Por tu propio honor, te ruego que mires la triste situación en que ha quedado tu templo, y nos muestres tu amor.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Nueva Version Internacional

"Y ahora, Dios y Señor nuestro, escucha las oraciones y súplicas de este siervo tuyo. Haz honor a tu nombre y mira con amor a tu santuario, que ha quedado desolado.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Nueva Versión Internacional 1999

» ”Y ahora, Dios y Señor nuestro, escucha las oraciones y súplicas de este siervo tuyo. Haz honor a tu nombre y mira con amor a tu santuario, que ha quedado desolado.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Dios habla hoy

Dios nuestro, escucha la oración y las súplicas de este siervo tuyo; por tu nombre, Señor, mira con amor la triste situación en que ha quedado tu templo.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por lo tanto, O YAHWEH nuestro Elohim, escucha las oraciones y las súplicas de tu siervo; y causa que tu rostro resplandezca sobre Tu desolado Lugar Kadosh, por amor a Ti mismo. °

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Nueva Traducción Viviente

»¡Oh Dios nuestro, oye la oración de tu siervo! Escucha mientras te hago mis ruegos. Por amor a tu nombre, Señor, vuelve a sonreírle a tu desolado santuario.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - La Biblia del Oso  RV1569

Aora pues Dios nueſtro, oye la oracion de tu ſieruo y ſus ruegos; y haz que tu roſtro reſplandezca ſobre tu Sanuario aßolado, por el Señor.

Ver Capítulo

Daniel 9:17 - Reina Valera Antigua 1602

Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos, y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Señor.

Ver Capítulo