Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Daniel 5:10 - Biblia de las Americas

Daniel 5:10

La reina, al enterarse de las palabras del rey y de sus nobles, entró en la sala del banquete y tomando la palabra, dijo: ¡Oh rey, vive para siempre! No te turben tus pensamientos ni se mude tu semblante.

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Reina Valera 1960

La reina, por las palabras del rey y de sus príncipes, entró a la sala del banquete, y dijo: Rey, vive para siempre; no te turben tus pensamientos, ni palidezca tu rostro.

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Cuando la reina oyó los gritos de Belsasar y de sus invitados, entró al salón del banquete y le dijo al rey: «¡Deseo que Su Majestad viva muchos años! ¡No se preocupe más, ni tenga tanto miedo!

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Nueva Version Internacional

Al oír el alboroto que hacían el rey y sus nobles, la reina misma entró en la sala del banquete y exclamó: ¡Que viva Su Majestad por siempre! ¡Y no se alarme ni se ponga pálido!

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Dios habla hoy

pero la reina madre, atraída por los gritos de su hijo el rey y de los grandes personajes invitados, entró en la sala del banquete y dijo: –¡Que viva Su Majestad para siempre! y no se preocupe ni se ponga pálido,

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Nueva Traducción Viviente

Cuando la reina madre oyó lo que estaba pasando, se dirigió apresuradamente a la sala del banquete y le dijo a Belsasar: «¡Qué viva el rey! No se ponga tan pálido ni tenga miedo.

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Palabra de Dios para Todos

La reina escuchó que Belsasar y sus invitados hacían mucho ruido, así que fue al salón de la fiesta y le dijo al rey: —¡Viva el rey por siempre! No te asustes ni palidezcas.

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Biblia de Jerusalén 1998

La reina, al oír las palabras del rey y de sus dignatarios, entró en la sala del banquete y dijo: "¡Viva el rey por siempre! Que no se turbe tu mente ni palidezca tu semblante.

Ver Capítulo

Daniel 5:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

En este momento la reina entró en la casa del banquete, y dijo: "¡Viva el rey para siempre! No que tus pensamientos te atribulen ni dejes que semblante cambie.

Ver Capítulo