x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Cantares 1:8 - Biblia de las Americas

Cantares 1:8

Si tú no lo sabes, ¡oh la más hermosa de las mujeres!, sal tras las huellas del rebaño, y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Reina Valera 1960

Si tú no lo sabes, oh hermosa entre las mujeres, Vé, sigue las huellas del rebaño, Y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Si acaso no lo sabes, mujer bella entre las bellas, sigue las huellas del rebaño y lleva a pastar tus cabritos junto a las carpas de los pastores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Nueva Version Internacional

Si no lo sabes, bella entre las bellas, ve tras la huella del rebaño y apacienta a tus cabritos junto a las moradas de los pastores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Nueva Versión Internacional 1999

Si no lo sabes, bella entre las bellas, ve tras la huella del rebaño y apacienta a tus cabritos junto a las moradas de los pastores. El amado

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Dios habla hoy

Si no lo sabes tú, hermosa entre las hermosas, sigue las pisadas del rebaño y apacienta tus cabritos Él junto a las chozas de los pastores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

[Coro] Si tú no lo sabes, tú la más bonita de las mujeres, entonces sigue las huellas del rebaño y deja que tus cabritos pasten junto a las tiendas de los pastores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Nueva Traducción Viviente

El joven Oh, más hermosa mujer, si no lo sabes, sigue las huellas de mi rebaño y apacienta tus cabritos junto a las carpas de los pastores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Si tu no lo ſabes, ô hermoſa entre las mugeres, ſalte por los raſtros del rebaño: y apacienta tus cabritas junto à las cabañas de los paſtores.

Ver Capítulo

Cantares 1:8 - Reina Valera Antigua 1602

Si tú no lo sabes, oh hermosa entre las mujeres, Sal, yéndote por las huellas del rebaño, Y apacienta tus cabritas junto á las cabañas de los pastores.

Ver Capítulo