Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Samuel 23:5 - Biblia de las Americas

2 Samuel 23:5

En verdad, ¿no es así mi casa para con Dios? Pues El ha hecho conmigo un pacto eterno, ordenado en todo y seguro. Porque toda mi salvación y todo mi deseo, ¿no los hará ciertamente germinar?

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Reina Valera 1960

No es así mi casa para con Dios; Sin embargo, él ha hecho conmigo pacto perpetuo, Ordenado en todas las cosas, y será guardado, Aunque todavía no haga él florecer Toda mi salvación y mi deseo.

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Traducción en Lenguaje Actual

»Dios hizo un pacto conmigo; un pacto seguro y bien hecho que durará para siempre. Por eso mi familia siempre estará segura, y Dios cumplirá todos mis deseos.

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Nueva Version Internacional

"Dios ha establecido mi casa; ha hecho conmigo un *pacto eterno, bien reglamentado y seguro. y que se cumpla todo mi deseo.

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Dios habla hoy

Por eso mi descendencia está firme[1] r*en Dios, pues él hizo conmigo una alianza eterna, totalmente reglamentada y segura. Él me da la victoria completa y hace que se cumplan todos mis deseos.

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Nueva Traducción Viviente

»¿Acaso no es a mi familia que Dios ha elegido? Sí, ha hecho un pacto eterno conmigo. Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; él garantizará mi seguridad y mi éxito.

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Palabra de Dios para Todos

¿No está así mi casac con Dios? Dios hizo conmigo un pacto eterno, completamente reglamentado y seguro. Es seguro que él me dará la victoria total y hará que se cumplan todos mis deseos.

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Biblia de Jerusalén 1998

¿No es así mi casa ante Dios? Porque ha hecho conmigo un pacto eterno, en todo ordenado y custodiado. Él hará germinar toda mi salud y todo mi deseo.

Ver Capítulo

2 Samuel 23:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Pues mi casa está firme con Elohim – El hizo Pacto eterno conmigo. Está en orden, completamente asegurado, Porque toda mi salvación y todo mi deseo, Es que el perverso no florezca.

Ver Capítulo