Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 9:3 - Biblia de las Americas

2 Corintios 9:3

Pero he enviado a los hermanos para que nuestra jactancia acerca de vosotros no sea hecha vana en este caso, a fin de que, como decía, estéis preparados;

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Reina Valera 1960

Pero he enviado a los hermanos, para que nuestro gloriarnos de vosotros no sea vano en esta parte; para que como lo he dicho, estéis preparados;

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Sin embargo, les envío a Tito y a los dos hermanos para que los animen a preparar todo lo necesario para la ofrenda; así podrá verse que teníamos razón de estar orgullosos de ustedes.

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Nueva Version Internacional

Con todo, les envío a estos hermanos para que en este asunto no resulte vano nuestro orgullo por ustedes, sino que estén preparados, como ya he dicho que lo estarían,

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Dios habla hoy

Sin embargo, les envío a estos hermanos para no quedar mal al sentirme tan orgulloso de ustedes cuando hablo de este asunto. Es decir, para que de veras estén preparados,

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Nueva Traducción Viviente

Pero les envío a estos hermanos para estar seguro de que ustedes realmente están listos —como les he estado diciendo a ellos —y que ya tienen todo el dinero reunido. No quiero estar equivocado al jactarme de ustedes.

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Palabra de Dios para Todos

Les envío a los hermanos porque no quiero que todo lo bien que he hablado de ustedes sea en vano. Quiero que ustedes estén preparados como les dije a ellos que estarían.

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Biblia de Jerusalén 1998

No obstante, os envío a los hermanos para que nuestro motivo de gloria respecto de vosotros no se desvanezca en este particular y estéis preparados como os decía.

Ver Capítulo

2 Corintios 9:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero ahora enviamos a los hermanos para que nuestra jactancia por ustedes en este asunto no sea probada hueca, para que estén listos, como yo dije que estarían.

Ver Capítulo