Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 10:8 - Biblia de las Americas

2 Corintios 10:8

Pues aunque yo me gloríe más todavía respecto de nuestra autoridad, que el Señor nos dio para edificación y no para vuestra destrucción, no me avergonzaré,

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Reina Valera 1960

Porque aunque me gloríe algo más todavía de nuestra autoridad, la cual el Señor nos dio para edificación y no para vuestra destrucción, no me avergonzaré;

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Aunque yo exagere un poco en mi autoridad, no me da vergüenza. El Señor Jesucristo me dio autoridad sobre ustedes, para ayudarlos a confiar más en él y no para destruirlos.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Nueva Version Internacional

No me avergonzaré de jactarme de nuestra autoridad más de la cuenta, autoridad que el Señor nos ha dado para la edificación y no para la destrucción de ustedes.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Dios habla hoy

y aunque yo insista un poco más de la cuenta en nuestra autoridad, no tengo por qué avergonzarme; pues el Señor nos dio la autoridad para edificación de la comunidad y no para destruirla.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Nueva Traducción Viviente

Pareciera que estoy jactándome demasiado de la autoridad que nos dio el Señor. Pero nuestra autoridad los edifica a ustedes, no los destruye. Así que no me avergonzaré de usar mi autoridad.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Palabra de Dios para Todos

Tal vez insisto un poco más de lo debido en la autoridad que nos dio el Señor. Pero no me avergüenzo, porque él nos dio esa autoridad para ayudarlos a ustedes, no para causarles daño.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Biblia de Jerusalén 1998

Y aun cuando me gloriara, excediéndome algo, en ese poder nuestro que el Señor nos dio para edificación vuestra y no para ruina, no me avergonzaría.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque si hasta cuando me jacto un poco de la autoridad que el Adón nos ha dado; autoridad para edificar no para derribar, no me avergüenzo.

Ver Capítulo