Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Samuel 26:8 - Biblia de las Americas

1 Samuel 26:8

Entonces Abisai dijo a David: Hoy Dios ha entregado a tu enemigo en tu mano; ahora pues, déjame clavarlo a la tierra de un solo golpe; no tendré que darle por segunda vez.

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Reina Valera 1960

Entonces dijo Abisai a David: Hoy ha entregado Dios a tu enemigo en tu mano; ahora, pues, déjame que le hiera con la lanza, y lo enclavaré en la tierra de un golpe, y no le daré segundo golpe.

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Abisai le dijo a David: —Dios te da la oportunidad de matar a tu enemigo. Déjame que lo clave en la tierra con su propia lanza. Un solo golpe bastará.

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Nueva Version Internacional

Hoy ha puesto Dios en tus manos a tu enemigo le dijo Abisay a David. Déjame matarlo. De un solo golpe de lanza lo dejaré clavado en el suelo. ¡Y no tendré que rematarlo!

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Dios habla hoy

Entonces dijo Abisai a David: –Dios ha puesto hoy en tus manos a tu enemigo. Déjame que lo mate ahora y que lo clave en tierra con su propia lanza. Un solo golpe será suficiente.

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Nueva Traducción Viviente

—¡Esta vez, sin duda alguna, Dios te ha entregado a tu enemigo! —le susurró Abisai a David—. Déjame que lo clave en la tierra con un solo golpe de mi lanza; ¡no hará falta darle dos!

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Palabra de Dios para Todos

Abisay le dijo a David: —Hoy es el día en que Dios te ha entregado a tu enemigo. Déjame clavar a Saúl al suelo con su propia lanza, ¡Un solo clavazo y listo!

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Biblia de Jerusalén 1998

Dijo entonces Abisay a David: "Hoy ha copado Dios a tu enemigo en tu mano. Déjame que ahora mismo lo clave en tierra con la lanza de un solo golpe. No tendré que repetir."

Ver Capítulo

1 Samuel 26:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Avishai dijo a David: "Elohim ha entregado hoy a tu enemigo en tus manos; así que ahora, por favor, déjame clavarlo a la tierra con sólo un golpe de la lanza. No lo golpearé una segunda vez."

Ver Capítulo