Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Samuel 25:24 - Biblia de las Americas

1 Samuel 25:24

Y se echó a sus pies y dijo: Señor mío, sólo sobre mí sea la culpa. Te ruego que permitas que tu sierva te hable, y que escuches las palabras de tu sierva.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Reina Valera 1960

y se echó a sus pies, y dijo: Señor mío, sobre mí sea el pecado; mas te ruego que permitas que tu sierva hable a tus oídos, y escucha las palabras de tu sierva.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Traducción en Lenguaje Actual

y echándose a los pies de David le dijo: —Señor mío, por favor, ¡escuche usted mis palabras, aunque no soy más que una simple sirvienta suya! ¡No le dé usted importancia a las groserías de Nabal! ¡Su nombre significa “estúpido”, y en verdad lo es! »¡Yo tengo la culpa de todo! Y la tengo, señor mío, porque no vi a los mensajeros que usted envió. Pero Dios no permitirá que usted se desquite matando a gente inocente. Yo le pido a Dios que castigue a los enemigos de usted del mismo modo que será castigado Nabal.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Nueva Version Internacional

Se arrojó a sus pies y dijo: Señor mío, yo tengo la culpa. Deje que esta sierva suya le hable; le ruego que me escuche.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Dios habla hoy

Luego se echó a sus pies y le dijo: –¡Que la culpa, mi señor, recaiga sobre mí! yo le ruego a usted que me permita hablarle, y que escuche mis razones.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Nueva Traducción Viviente

Cayó a sus pies y le dijo: —Toda la culpa es mía en este asunto, mi señor. Por favor, escuche lo que tengo que decir.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Palabra de Dios para Todos

Se arrojó a sus pies, y le dijo: —Señor mío, permítame hablarle, le pido que me escuche. Yo tengo la culpa de lo que pasó.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Biblia de Jerusalén 1998

arrojándose a sus pies le dijo: "Caiga sobre mí la falta, señor. Deja que tu sierva hable a tus oídos y escucha las palabras de tu sierva.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:24 - Kadosh Israelita Mesiánica

Habiendo caído a sus pies, ella dijo: "¡Es todo culpa mía, mi señor, culpa mía! Por favor deja que tu sierva hable a tus oídos, y escucha a lo que tu sierva dice.

Ver Capítulo