Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Reyes 10:27 - Biblia de las Americas

1 Reyes 10:27

El rey hizo la plata tan común en Jerusalén como las piedras, e hizo los cedros tan abundantes como los sicómoros que están en el llano.

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Reina Valera 1960

E hizo el rey que en Jerusalén la plata llegara a ser como piedras, y los cedros como cabrahigos de la Sefela en abundancia.

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Traducción en Lenguaje Actual

Los comerciantes de la corte compraban en Egipto y Cilicia los caballos para Salomón. El precio de un carro comprado en Egipto era de seiscientas monedas de plata, y el de un caballo, ciento cincuenta. El rey Salomón acumuló en Jerusalén grandes cantidades de plata, y sembró tantos árboles de cedro que llegaron a ser tan comunes como las flores del campo. ¡Hasta los reyes hititas y sirios compraban sus carros y caballos a los comerciantes de la corte de Salomón!

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Nueva Version Internacional

El rey hizo que en Jerusalén la plata fuera tan común y corriente como las piedras, y el cedro tan abundante como las higueras de la llanura.

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Dios habla hoy

Hizo el rey que en Jerusalén hubiera tanta plata como piedras, y que abundaran los cedros como las higueras de la Sefela. [14]

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Nueva Traducción Viviente

El rey hizo que en Jerusalén la plata fuera tan abundante como las piedras. Además, la valiosa madera de cedro era tan común como la higuera sicómoro que crece en las colinas de Judá.*

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Palabra de Dios para Todos

El rey hizo que la plata fuera tan común en Jerusalén como la piedra y que la madera de cedro fuera tan común como las higueras que crecen en la llanura.

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Biblia de Jerusalén 1998

El rey hizo que en Jerusalén la plata fuera tan abundante como las piedras, y los cedros tanto como los sicómoros de la Tierra Baja.

Ver Capítulo

1 Reyes 10:27 - Kadosh Israelita Mesiánica

El rey hizo que el oro y la plata en Yerushalayim fueran tan comunes como las piedras, e hizo los cedros tan abundantes como los higos-sicómoros en el Shefelah.

Ver Capítulo