x

Biblia Online

Anuncios


1 Corintios 11:27 - Biblia de las Americas

1 Corintios 11:27

De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Reina Valera 1960

De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Traducción en Lenguaje Actual

Por eso, si una persona come del pan o bebe de la copa del Señor Jesucristo sin darle la debida importancia, peca en contra del cuerpo y de la sangre de Jesucristo.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Nueva Version Internacional

Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Nueva Versión Internacional 1999

Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Dios habla hoy

Así pues, cualquiera que come del pan o bebe de la copa del Señor de manera indigna, comete un pecado contra el cuerpo y la sangre del Señor.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Kadosh Israelita Mesiánica

De modo que cualquiera que coma el Pan del Adón o beba la Copa del Adón en una forma indigna, ¡será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Adón!

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Nueva Traducción Viviente

Por lo tanto, cualquiera que coma este pan o beba de esta copa del Señor en forma indigna es culpable de pecar contra* el cuerpo y la sangre del Señor.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - La Biblia del Oso  RV1569

De manera que qualquiera que comiere eſte pã, o beuiere eſte vaſo del Señor indignamente, ſerá culpado del cuerpo y de la ſangre del Señor.

Ver Capítulo

1 Corintios 11:27 - Reina Valera Antigua 1602

De manera que, cualquiera que comiere este pan ó bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

Ver Capítulo