x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Rut 2:13 - Biblia de Jerusalem 1976

Rut 2:13

Ella dijo: «Halle yo gracia a tus ojos, mi señor, pues me has consolado y has hablado al corazón de tu sierva, cuando yo no soy ni siquiera como una de tus siervas.»

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Reina Valera 1960

Y ella dijo: Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos; porque me has consolado, y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni como una de tus criadas.

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Traducción en Lenguaje Actual

Entonces Rut le dijo a Booz: —¡Muchas gracias, señor! Usted es muy bueno conmigo y me ha hecho sentir bien, aunque ni siquiera soy como una de sus criadas.

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Nueva Version Internacional

¡Ojalá siga yo siendo de su agrado, mi señor! contestó ella. Usted me ha consolado y me ha hablado con cariño, aunque ni siquiera soy como una de sus servidoras.

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Nueva Versión Internacional 1999

-¡Ojalá siga yo siendo de su agrado, mi señor! -contestó ella-. Usted me ha consolado y me ha hablado con cariño, aunque ni siquiera soy como una de sus servidoras.

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Biblia de las Americas

Entonces ella dijo: Señor mío, he hallado gracia ante tus ojos, porque me has consolado y en verdad has hablado con bondad a tu sierva, aunque yo no soy como una de tus siervas.

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Dios habla hoy

Ella le contestó: –Usted es muy amable conmigo, y sus palabras me llenan de aliento. Me ha hablado usted con cariño, aunque yo ni siquiera soy como una de sus criadas.

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ella dijo: Mi señor, espero continuar complaciéndote. Tú me has confortado y animado, a pesar que no soy una de tus sirvientas."

Ver Capítulo

Rut 2:13 - Nueva Traducción Viviente

—Espero continuar siendo de su agrado, señor —respondió ella—. Usted me consoló al hablarme con tanta bondad, aunque ni siquiera soy una de sus trabajadoras.

Ver Capítulo

Rut 2:13 - La Biblia del Oso  RV1569

Y ella dixo: Señor mio, halle yo gracia delante de tus ojos, porque mehas conſolado, y porque has hablado àl coraçon de tu ſierua, no ſiendo yo ni aun como vna de tus criadas.

Ver Capítulo