Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Santiago 4:8 - Biblia al día 1989

Santiago 4:8

Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. ¡Pecadores, limpiaos las manos! ¡Vosotros los inconstantes, purificad vuestro corazón!

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Reina Valera 1960

Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Háganse amigos de Dios, y él se hará amigo de ustedes. ¡Pecadores, dejen de hacer el mal! Los que quieren amar a Dios, pero también quieren pecar, deben tomar una decisión: o Dios, o el mundo de pecado.

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Nueva Version Internacional

Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón!

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Biblia de las Americas

Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Dios habla hoy

Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Límpiense las manos, pecadores! ¡Purifiquen sus corazones, ustedes que quieren amar a Dios y al mundo a la vez!

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Nueva Traducción Viviente

Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes. Lávense las manos, pecadores; purifiquen su corazón, porque su lealtad está dividida entre Dios y el mundo.

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Palabra de Dios para Todos

Acérquense a Dios y él se acercará a ustedes. Quiten el pecado de su vida, pecadores. Concentren su mente en Dios, ustedes que quieren seguir a Dios y al mundo.

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Biblia de Jerusalén 1998

Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros. Limpiad, pecadores, las manos; purificad los corazones, hombres irresolutos.

Ver Capítulo

Santiago 4:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Acérquense a YAHWEH y El se acercará a ustedes. Limpien sus manos, pecadores; y purifiquen sus corazones, ¡ustedes los de doble ánimo![31]

Ver Capítulo