Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Salmos 4:1 - Biblia al día 1989

Salmos 4:1

Responde a mi clamor,Dios mío y defensor mío.Dame alivio cuando esté angustiado,apiádate de mí y escucha mi oración.

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Reina Valera 1960

Al músico principal; sobre Neginot. Salmo de David. Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia. Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar; Ten misericordia de mí, y oye mi oración.

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Traducción en Lenguaje Actual

Tú, Dios mío, eres mi defensor; ¡respóndeme cuando te llame! Siempre que tengo problemas, me ayudas a salir de ellos; ¡compadécete de mí, y escucha mi oración!

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Nueva Version Internacional

Responde a mi clamor, Dios mío y defensor mío. Dame alivio cuando esté angustiado, apiádate de mí y escucha mi oración.

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Biblia de las Americas

Para el director del coro; para instrumentos de cuerda. Salmo de David. Cuando clamo, respóndeme, oh Dios de mi justicia. En la angustia me has aliviado; ten piedad de mí, escucha mi oración.

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Dios habla hoy

Dios y defensor mío, ¡contéstame cuando te llame! Tú, que en mi angustia me diste alivio, ¡ten compasión de mí y escucha mi oración!

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Nueva Traducción Viviente

Para el director del coro: salmo de David; acompáñese con instrumentos de cuerda. Respóndeme cuando clamo a ti, oh Dios, tú que me declaras inocente. Libérame de mis problemas; ten misericordia de mí y escucha mi oración.

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Palabra de Dios para Todos

Dios mío, tú que me defiendes, respóndeme cuando te llame. Me libraste cuando estaba en aprietos. Escucha mi oración y ten compasión de mí.

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Biblia de Jerusalén 1998

[Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Salmo. De David.]

Ver Capítulo

Salmos 4:1 - Kadosh Israelita Mesiánica

Para el director. Un canto de David entre los Tehillim. Cuando clamé a El, El Elohim de mi justificación me oyó Tú has hecho lugar para mí en mi tribulación, ten piedad de mí, y escucha mi oración.

Ver Capítulo