Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Romanos 16:19 - Biblia al día 1989

Romanos 16:19

Es cierto que vosotros vivís en obediencia, lo que es bien conocido de todos y me alegra mucho; pero quiero que seáis sagaces para el bien e inocentes para el mal.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Reina Valera 1960

Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Traducción en Lenguaje Actual

Todo el mundo sabe que ustedes obedecen a Dios, y eso me hace muy feliz. Quiero que demuestren su inteligencia haciendo lo bueno, y no lo malo.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Nueva Version Internacional

Es cierto que ustedes viven en obediencia, lo que es bien conocido de todos y me alegra mucho; pero quiero que sean sagaces para el bien e inocentes para el mal.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Biblia de las Americas

Porque la noticia de vuestra obediencia se ha extendido a todos; por tanto, me regocijo por vosotros, pero quiero que seáis sabios para lo bueno e inocentes para lo malo.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Dios habla hoy

Todos saben que ustedes han sido obedientes. Me alegro de su actitud, y quiero que muestren sabiduría para hacer lo bueno, pero no para hacer lo malo;

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Nueva Traducción Viviente

Pero todos saben que ustedes son obedientes al Señor. Eso me llena de alegría. Quiero que sean sabios para hacer lo que está bien y sigan siendo inocentes en cuanto a toda clase de mal.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Palabra de Dios para Todos

Todos los creyentes saben que ustedes son obedientes. Eso me alegra y espero que sean sabios para hacer el bien, e inocentes en cuanto al mal.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Biblia de Jerusalén 1998

La fama de vuestra obediencia se ha divulgado por todas partes; por lo cual, me alegro de vosotros. Pero quiero que seáis sensatos para el bien e inmunes de mal.

Ver Capítulo

Romanos 16:19 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pues todos han oído de la obediencia de ustedes, por lo tanto, me alegro por ustedes. De modo que quiero que sean sabios en lo que concierne a lo bueno, pero inocentes en lo concerniente al mal.

Ver Capítulo