x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Nehemías 9:34 - Biblia al día 1989

Nehemías 9:34

Nuestros reyes y gobernantes,nuestros sacerdotes y antepasadosdesobedecieron tu leyy no acataron tus mandamientosni las advertencias con que los amonestabas.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Reina Valera 1960

Nuestros reyes, nuestros príncipes, nuestros sacerdotes y nuestros padres no pusieron por obra tu ley, ni atendieron a tus mandamientos y a tus testimonios con que les amonestabas.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Traducción en Lenguaje Actual

Nuestros reyes y jefes, nuestros sacerdotes y antepasados, no obedecieron tu ley ni hicieron caso de tus advertencias.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Nueva Version Internacional

Nuestros reyes y gobernantes, nuestros sacerdotes y antepasados desobedecieron tu ley y no acataron tus mandamientos ni las advertencias con que los amonestabas.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Nueva Versión Internacional 1999

Nuestros reyes y gobernantes, nuestros sacerdotes y antepasados desobedecieron tu ley y no acataron tus mandamientos ni las advertencias con que los amonestabas.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Biblia de las Americas

Nuestros reyes, nuestros jefes, nuestros sacerdotes y nuestros padres no han observado tu ley ni han hecho caso a tus mandamientos ni a tus amonestaciones con que los amonestabas.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Dios habla hoy

Ni nuestros reyes, jefes y sacerdotes, ni nuestros antepasados, cumplieron tu ley ni hicieron caso de tus mandamientos y de las advertencias que les hiciste.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Kadosh Israelita Mesiánica

Nuestros reyes, nuestros príncipes, nuestros kohanim y padres no guardaron Tu Toráh, ni prestaron atención a tus mitzvot ni escucharon Tus testimonios que Tú les diste.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - Nueva Traducción Viviente

Nuestros reyes, líderes, sacerdotes y antepasados no obedecieron tu ley ni prestaron atención a las advertencias de tus mandatos y leyes.

Ver Capítulo

Nehemías 9:34 - La Biblia del Oso  RV1569

Y nueſtros reyes, nueſtros principes, nueſtros ſacerdotes, y nueſtros padres no hizieron tu Ley, ni eſcucharon à tus mãdamientos, y à tus teſtimonios con que les proteſtauas.

Ver Capítulo