Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Mateo 9:9 - Biblia al día 1989

Mateo 9:9

Al irse de allí, Jesús vio a un hombre llamado Mateo, sentado a la mesa de recaudación de impuestos. «Sígueme», le dijo. Mateo se levantó y lo siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Reina Valera 1960

Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Traducción en Lenguaje Actual

Cuando Jesús salió de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado cobrando impuestos para el gobierno de Roma. Entonces Jesús le dijo: «Sígueme». Mateo se levantó y lo siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Nueva Version Internacional

Al irse de allí, Jesús vio a un hombre llamado Mateo, sentado a la mesa de recaudación de impuestos. "Sígueme", le dijo. Mateo se levantó y lo siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Biblia de las Americas

Cuando Jesús se fue de allí, vio a un hombre llamado Mateo, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo*: ¡Sígueme! Y levantándose, le siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Dios habla hoy

Jesús se fue de allí y vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado en el lugar donde cobraba los impuestos para Roma. Jesús le dijo: –Sígueme. Entonces Mateo se levantó y lo siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Nueva Traducción Viviente

Mientras caminaba, Jesús vio a un hombre llamado Mateo sentado en su cabina de cobrador de impuestos. «Sígueme y sé mi discípulo», le dijo Jesús. Entonces Mateo se levantó y lo siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Palabra de Dios para Todos

Jesús ya se iba cuando vio a un hombre que se llamaba Mateo sentado en el lugar donde se pagaban los impuestos. Jesús le dijo: -Sígueme. Entonces Mateo se levantó y lo siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Biblia de Jerusalén 1998

Cuando se iba de allí, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: "Sígueme." Él se levantó y le siguió.

Ver Capítulo

Mateo 9:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Mientras Yahshúa se iba de allí, se fijó en un cobrador de impuestos llamado Mattityah sentado en su puesto de recolección. Y le dijo: "¡Sígueme!" Se levantó y le siguió.

Ver Capítulo