Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Lucas 8:28 - Biblia al día 1989

Lucas 8:28

Cuando vio a Jesús, dio un grito y se arrojó a sus pies. Entonces exclamó con fuerza:—¿Por qué te entrometes, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? ¡Te ruego que no me atormentes!

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Reina Valera 1960

Este, al ver a Jesús, lanzó un gran grito, y postrándose a sus pies exclamó a gran voz: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes.

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Traducción en Lenguaje Actual

Como los demonios lo atacaban muchas veces, la gente le ponía cadenas en las manos y en los pies, y lo mantenía vigilado. Pero él rompía las cadenas, y los demonios lo hacían huir a lugares solitarios. Cuando este hombre vio a Jesús, lanzó un grito y cayó de rodillas ante él. Entonces Jesús ordenó a los demonios que salieran del hombre, pero ellos gritaron: —¡Jesús, Hijo del Dios altísimo! ¿Qué vas a hacer con nosotros? Te rogamos que no nos hagas sufrir.

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Nueva Version Internacional

Cuando vio a Jesús, dio un grito y se arrojó a sus pies. Entonces exclamó con fuerza: --¿Por qué te entrometes, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? ¡Te ruego que no me atormentes!

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Biblia de las Americas

Al ver a Jesús, gritó y cayó delante de El, y dijo en alta voz: ¿Qué tengo yo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes.

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Dios habla hoy

Cuando vio a Jesús, cayó de rodillas delante de él, gritando: –¡No te metas conmigo, Jesús, Hijo del Dios altísimo! ¡Te ruego que no me atormentes!

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Nueva Traducción Viviente

En cuanto vio a Jesús, soltó un alarido y cayó al suelo frente a él, y gritó: «¿Por qué te entrometes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? ¡Por favor, te suplico que no me tortures!».

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Palabra de Dios para Todos

Muchas veces sufría ataques del demonio. A veces terminaba en la cárcel encadenado de pies y manos, pero el hombre siempre rompía las cadenas. El demonio lo hacía vagar por lugares solitarios. Entonces Jesús ordenó que el demonio saliera del hombre, quien cayó ante él, gritando: -¿Qué quieres de mí, Jesús, hijo del Dios Altísimo? Te suplico que no me atormentes.

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Biblia de Jerusalén 1998

Al ver a Jesús se echó a sus pies, gritando con gran voz: "¿Qué tengo yo contigo, Jesús, hijo de Dios Altísimo? Te suplico que no me atormentes."

Ver Capítulo

Lucas 8:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

Al ver a Yahshúa, gritó, cayó postrado delante de El y a una gran voz dijo: "¡Yahshúa, Hijo de Elohim Ha Elyon! ¿Qué quieres conmigo? ¡Te imploro, no me atormentes!"

Ver Capítulo