Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Juan 4:42 - Biblia al día 1989

Juan 4:42

—Ya no creemos sólo por lo que tú dijiste —le decían a la mujer—; ahora lo hemos oído nosotros mismos, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Reina Valera 1960

y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Traducción en Lenguaje Actual

La gente le dijo a la mujer: «Ahora creemos, no por lo que tú nos dijiste, sino porque nosotros mismos lo hemos oído; y sabemos que en verdad él es el Salvador del mundo.»

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Nueva Version Internacional

--Ya no creemos sólo por lo que tú dijiste --le decían a la mujer--; ahora lo hemos oído nosotros mismos, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Biblia de las Americas

y decían a la mujer: Ya no creemos por lo que tú has dicho, porque nosotros mismos le hemos oído, y sabemos que éste es en verdad el Salvador del mundo.

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Dios habla hoy

y dijeron a la mujer: –Ahora creemos, no solamente por lo que tú nos dijiste, sino también porque nosotros mismos le hemos oído y sabemos que de veras es el Salvador del mundo.

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Nueva Traducción Viviente

Luego le dijeron a la mujer: «Ahora creemos, no sólo por lo que tú nos dijiste, sino porque lo hemos oído en persona. Ahora sabemos que él es realmente el Salvador del mundo».

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Palabra de Dios para Todos

Le dijeron a la mujer: -Ya no creemos sólo por lo que tú dices. Creemos por lo que nosotros mismos hemos escuchado. Ahora sabemos que este hombre sí es el Salvador del mundo.

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Biblia de Jerusalén 1998

y decían a la mujer: "Ya no creemos por tus palabras; que nosotros mismos hemos oído y sabemos que éste es verdaderamente el Salvador del mundo."

Ver Capítulo

Juan 4:42 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ellos dijeron a la mujer: "Ya nosotros no confiamos por lo que tú dijiste, porque que hemos oído por nosotros mismos. Nosotros sabemos por cierto que este hombre es realmente el Salvador del mundo."[41]

Ver Capítulo