x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jeremías 50:26 - Biblia al día 1989

Jeremías 50:26

¡Atacadla desde los confines de la tierra!¡Abrid sus graneros!¡Amontonadla como las gavillas!¡Destruidla por completo!¡Que no quede nada de ella!

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Reina Valera 1960

Venid contra ella desde el extremo de la tierra; abrid sus almacenes, convertidla en montón de ruinas, y destruidla; que no le quede nada.

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Traducción en Lenguaje Actual

»¡Vengan de todas partes y ataquen a Babilonia! ¡Abran sus depósitos de trigo y llévense todo ese grano! ¡Amontonen lo que encuentren y destrúyanlo todo! ¡Que no le quede nada!

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Nueva Version Internacional

¡Atáquenla desde los confines de la tierra! ¡Abran sus graneros! ¡Amontónenla como a las gavillas! ¡Destrúyanla por completo! ¡Que no quede nada de ella!

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Nueva Versión Internacional 1999

¡Atáquenla desde los confines de la tierra! ¡Abran sus graneros! ¡Amontónenla como a las gavillas! ¡Destrúyanla por completo! ¡Que no quede nada de ella!

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Biblia de las Americas

Venid contra ella desde los últimos confines; abrid sus graneros, convertidla en montones y destruidla por completo; que no le quede nada.

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Dios habla hoy

¡Atáquenla por todas partes! ¡Abran sus graneros! ¡Amontonen a la gente y destrúyanla! ¡Que no quede nadie con vida!

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Atáquenla desde todas las direcciones! ¡Abran sus almacenes de grano! ° ¡Rebúsquenla como una cueva; destrúyanla completamente, no haya remanente en ella!

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - Nueva Traducción Viviente

Sí, vengan contra ella desde tierras lejanas y abran sus graneros. Aplasten sus muros y sus casas, y conviértanlos en montones de escombros. ¡Destrúyanla por completo y no dejen nada!

Ver Capítulo

Jeremías 50:26 - La Biblia del Oso  RV1569

Venid contra ella deſde el cabo de la tierra : abrid ſus alholies: holladla como à parua, y deſtruidla: no le queden reliquias.

Ver Capítulo