x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jeremías 35:8 - Biblia al día 1989

Jeremías 35:8

Nosotros obedecemos todo lo que nos ordenó Jonadab hijo de Recab, nuestro antepasado. Nunca bebemos vino, ni tampoco lo hacen nuestras mujeres ni nuestros hijos.

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Reina Valera 1960

Y nosotros hemos obedecido a la voz de nuestro padre Jonadab hijo de Recab en todas las cosas que nos mandó, de no beber vino en todos nuestros días, ni nosotros, ni nuestras mujeres, ni nuestros hijos ni nuestras hijas;

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Nueva Version Internacional

Nosotros obedecemos todo lo que nos ordenó Jonadab hijo de Recab, nuestro antepasado. Nunca bebemos vino, ni tampoco lo hacen nuestras mujeres ni nuestros hijos.

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Nueva Versión Internacional 1999

Nosotros obedecemos todo lo que nos ordenó Jonadab hijo de Recab, nuestro antepasado. Nunca bebemos vino, ni tampoco lo hacen nuestras mujeres ni nuestros hijos.

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Biblia de las Americas

Y nosotros hemos obedecido la voz de Jonadab, hijo de Recab, nuestro padre, en todo lo que él nos mandó de no beber vino en todos nuestros días, ni nosotros, ni nuestras mujeres, ni nuestros hijos, ni nuestras hijas,

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Dios habla hoy

Nosotros hemos obedecido todas las órdenes de nuestro antepasado Jonadab, y nunca bebemos vino, ni nosotros ni nuestras mujeres ni nuestros hijos,

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Hemos obedecido las palabras de Yonadav el hijo de Rejav, nuestro padre, en todo lo que él nos instruyó hacer; no beber vino en todo el tiempo que vivamos – nosotros, nuestras mujeres, nuestros hijos y nuestras hijas; °

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - Nueva Traducción Viviente

Así que le hemos obedecido en todas estas cosas. Nunca hemos bebido vino hasta el día de hoy, ni tampoco nuestras esposas, ni nuestros hijos, ni nuestras hijas.

Ver Capítulo

Jeremías 35:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Y noſotros obedecimos à la boz de lonadab nueſtro padre, hijo de Rechab, en todas las coſas que nos mandó para no beuer vino en todos nueſtros dias, noſotros ni nueſtras mugeres, ni nueſtros hijos ni nueſtras hijas.

Ver Capítulo