x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jeremías 29:17 - Biblia al día 1989

Jeremías 29:17

Así dice el Señor Todopoderoso: «Voy a mandar contra ellos la espada, el hambre y la pestilencia. Haré que sean como higos podridos, que de tan malos no se pueden comer.

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Reina Valera 1960

así ha dicho Jehová de los ejércitos: He aquí envío yo contra ellos espada, hambre y pestilencia, y los pondré como los higos malos, que de tan malos no se pueden comer.

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Nueva Version Internacional

Así dice el Señor Todopoderoso: "Voy a mandar contra ellos la espada, el hambre y la pestilencia. Haré que sean como higos podridos, que de tan malos no se pueden comer.

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Nueva Versión Internacional 1999

Así dice el Señor Todopoderoso: «Voy a mandar contra ellos la espada, el hambre y la pestilencia. Haré que sean como higos podridos, que de tan malos no se pueden comer.

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Biblia de las Americas

así dice el SEÑOR de los ejércitos: "He aquí, yo envío contra ellos la espada, el hambre y la pestilencia, y los pondré como higos reventados que de podridos no se pueden comer.

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Dios habla hoy

'Yo, el Señor todopoderoso, digo: Voy a enviarles guerra, hambre y peste. Voy a hacer que queden como esos higos podridos, que de tan malos no se pueden comer.

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así dice YAHWEH-Tzevaot: 'Yo los atacaré con la espada, hambruna y pestilencia; Yo los haré como higos malos, tan malos que son incomibles. °

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - Nueva Traducción Viviente

Esto dice el SEÑOR de los Ejércitos Celestiales: “Enviaré sobre ellos guerra, hambre y enfermedad, y haré que sean como higos podridos, tan podridos que no pueden comerse.

Ver Capítulo

Jeremías 29:17 - La Biblia del Oso  RV1569

Anſi dixo Iehoua de los exercitos, Heaqui que yo embio contra ellos cuchillo, hambre, y peſtilencia: y ponerlos hé como los malos higos, que de malos no ſe pueden comer.

Ver Capítulo