x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 57:17 - Biblia al día 1989

Isaías 57:17

La codicia de mi pueblo es irritable,por perversa,en mi enojo, lo he castigado;le he dado la espalda,pero él prefirió seguirsus obstinados caminos.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Reina Valera 1960

Por la iniquidad de su codicia me enojé, y le herí, escondí mi rostro y me indigné; y él siguió rebelde por el camino de su corazón.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Traducción en Lenguaje Actual

»Israel, a causa de tu pecado por un tiempo estuve enojado contigo; entonces te castigué y me alejé de ti. Pero ustedes los israelitas se pusieron muy caprichosos y se rebelaron contra mí.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Nueva Version Internacional

La codicia de mi pueblo es irritable, por perversa, en mi enojo, lo he castigado; le he dado la espalda, pero él prefirió seguir sus obstinados *caminos.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Nueva Versión Internacional 1999

La codicia de mi pueblo es irritable, por perversa, en mi enojo, lo he castigado; le he dado la espalda, pero él prefirió seguir sus obstinados caminos.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Biblia de las Americas

A causa de la iniquidad de su codicia, me enojé y lo herí; escondí mi rostro y me indigné, y él siguió desviándose por el camino de su corazón.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Dios habla hoy

A causa del pecado de Israel estuve enojado un tiempo, y lo castigué y me aparté de él; pero él se rebeló y se dejó llevar de sus caprichos.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

Fue por su pecado que por un poco de tiempo ° Yo estaba enojado y los golpeé; Yo escondí mi rostro de él, ° y él estaba agraviado y fue triste por sus caminos.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - Nueva Traducción Viviente

Estaba enojado, así que castigué a este pueblo tan avaro. Me aparté de ellos, pero continuaron por su propio terco camino.

Ver Capítulo

Isaías 57:17 - La Biblia del Oso  RV1569

Por la iniquidad de ſu cudicia me enojé, y lo heri: eſcõ di mi roſtro , y enſañéme: y fué el rebelde por el camino de ſu coraçõ.

Ver Capítulo