x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 38:8 - Biblia al día 1989

Isaías 38:8

Haré que en la escalera de Acaz la sombra del sol retroceda las diez gradas que ya ha bajado.” » ¡Y la luz del sol retrocedió las diez gradas que ya había bajado!

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Reina Valera 1960

He aquí yo haré volver la sombra por los grados que ha descendido con el sol, en el reloj de Acaz, diez grados atrás. Y volvió el sol diez grados atrás, por los cuales había ya descendido.

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Nueva Version Internacional

Haré que en la escala de Acaz la sombra del sol retroceda las diez gradas que ya ha bajado. " ¡Y la luz del sol retrocedió las diez gradas que ya había bajado!

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Nueva Versión Internacional 1999

Haré que en la escala de Acaz la sombra del sol retroceda las diez gradas que ya ha bajado.”» ¡Y la luz del sol retrocedió las diez gradas que ya había bajado!

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Biblia de las Americas

He aquí, haré que la sombra en las gradas, que ha descendido con el sol en las gradas de Acaz, vuelva atrás diez grados. Y la sombra del sol retrocedió diez grados en las gradas por las que había descendido.

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Dios habla hoy

Entonces Ezequías preguntó a Isaías: –¿Por medio de qué señal voy a darme cuenta de que puedo ir al templo del Señor?[1]

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yo haré que la sombra del cuadrante solar, que ha comenzado a descender en el cuadrante solar de Ajaz, retroceda diez intervalos.'" Así que el sol retrocedió diez intervalos de la distancia que ya había descendido.[179]

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - Nueva Traducción Viviente

“¡Haré retroceder diez gradas la sombra del sol en el reloj solar* de Acaz!”». Así que la sombra se movió diez gradas hacia atrás en el reloj solar.

Ver Capítulo

Isaías 38:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Heaqui, q̃ yo bueluo atràs la ſombra de los grados q̃ hà deſcendido en el relox de Achaz por el Sol diez grados. Y el Sol fué tornado diez grados atràs por los quales auia ya decendido.

Ver Capítulo