x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Isaías 1:15 - Biblia al día 1989

Isaías 1:15

Cuando levantáis vuestras manos,yo aparto de vosotros mis ojos;aunque multipliquéis vuestras oraciones,no las escucharé,pues tenéis las manos llenas de sangre.

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Reina Valera 1960

Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos.

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Traducción en Lenguaje Actual

”Ustedes oran mucho, y al orar levantan las manos, pero yo no los veo ni los escucho. ¡Han matado a tanta gente que las manos que levantan están manchadas de sangre!

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Nueva Version Internacional

Cuando levantan sus manos, yo aparto de ustedes mis ojos; aunque multipliquen sus oraciones, no las escucharé, pues tienen las manos llenas de sangre.

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Nueva Versión Internacional 1999

Cuando levantan sus manos, yo aparto de ustedes mis ojos; aunque multipliquen sus oraciones, no las escucharé, pues tienen las manos llenas de sangre.

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Biblia de las Americas

Y cuando extendáis vuestras manos, esconderé mis ojos de vosotros; sí, aunque multipliquéis las oraciones, no escucharé. Vuestras manos están llenas de sangre.

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Dios habla hoy

Cuando ustedes levantan las manos para orar, yo aparto mis ojos de ustedes; y aunque hacen muchas oraciones, yo no las escucho. Tienen las manos manchadas de sangre.

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Cuando extiendan sus manos, ° Yo volveré mis ojos de ustedes; ° no importa cuanto me supliquen, ° no estaré escuchando; porque sus manos están llenas de sangre. °

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - Nueva Traducción Viviente

Cuando levanten las manos para orar, no miraré; aunque hagan muchas oraciones, no escucharé, porque tienen las manos cubiertas con la sangre de víctimas inocentes.

Ver Capítulo

Isaías 1:15 - La Biblia del Oso  RV1569

Quando eſtendierdes vueſtras manos, yo eſcõderé de voſotros mis ojos. Tãbiẽ quãdo multiplicardes la oracion, yo no oyré. llenas eſtán de ſagre vueſtras manos.

Ver Capítulo