x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Hechos 28:8 - Biblia al día 1989

Hechos 28:8

El padre de Publio estaba en cama, enfermo con fiebre y disentería. Pablo entró a verlo y, después de orar, le impuso las manos y lo sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Reina Valera 1960

Y aconteció que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebre y de disentería; y entró Pablo a verle, y después de haber orado, le impuso las manos, y le sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Traducción en Lenguaje Actual

El padre de Publio estaba muy enfermo de diarrea, y con mucha fiebre. Entonces Pablo fue a verlo, y oró por él; luego puso las manos sobre él, y lo sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Nueva Version Internacional

El padre de Publio estaba en cama, enfermo con fiebre y disentería. Pablo entró a verlo y, después de orar, le impuso las manos y lo sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Nueva Versión Internacional 1999

El padre de Publio estaba en cama, enfermo con fiebre y disentería. Pablo entró a verlo y, después de orar, le impuso las manos y lo sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Biblia de las Americas

Y sucedió que el padre de Publio yacía en cama, enfermo con fiebre y disentería; y Pablo entró a ver lo, y después de orar puso las manos sobre él, y lo sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Dios habla hoy

y sucedió que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebre y disentería. Pablo fue entonces a visitarlo y , después de orar, puso las manos sobre él y lo sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Aconteció que el padre de Publio estaba acostado en cama, enfermo de ataque de fiebre y de disentería. Shaúl entró a verle, oró, impuso las manos sobre él, y le sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - Nueva Traducción Viviente

Dio la casualidad de que el padre de Publio estaba enfermo con fiebre y disentería. Pablo entró a verlo, oró por él, puso sus manos sobre él y lo sanó.

Ver Capítulo

Hechos 28:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Y aconteció que el padre de Publio eſtaua encama enfermo de fiebres y de camaras: àl qual Pablo entró, y deſpues de auer orado, puſole las manos encima, y ſanolo.

Ver Capítulo