x

Biblia Online

Anuncios


Hechos 2:31 - Biblia al día 1989

Hechos 2:31

Fue así como previó lo que iba a suceder. Refiriéndose a la resurrección del Mesías, afirmó que Dios no dejaría que su vida terminara en el sepulcro, ni que su fin fuera la corrupción.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Reina Valera 1960

viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Traducción en Lenguaje Actual

»David sabía que Dios cumpliría su promesa. Por eso dijo que el Mesías no moriría para siempre, sino que resucitaría.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Nueva Version Internacional

Fue así como previó lo que iba a suceder. Refiriéndose a la resurrección del Mesías, afirmó que Dios no dejaría que su vida terminara en el sepulcro, ni que su fin fuera la corrupción.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Nueva Versión Internacional 1999

Fue así como previó lo que iba a suceder. Refiriéndose a la resurrección del Mesías, afirmó que Dios no dejaría que su vida terminara en el sepulcro, ni que su fin fuera la corrupción.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Biblia de las Americas

miró hacia el futuro y habló de la resurrección de Cristo, que NO FUE ABANDONADO EN EL HADES, NI su carne SUFRIO CORRUPCION.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Dios habla hoy

Así que, viendo anticipadamente la resurrección del Mesías, David habló de ella y dijo que el Mesías no se quedaría en el sepulcro ni su cuerpo se descompondría.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Kadosh Israelita Mesiánica

hablaba de antemano de la resurrección del Mashíaj, que iba a ser éste quien no sería abandonado en el Sheol y cuya carne no vería corrupción.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - Nueva Traducción Viviente

David estaba mirando hacia el futuro y hablaba de la resurrección del Mesías. Él decía que Dios no lo dejaría entre los muertos ni permitiría que su cuerpo se pudriera en la tumba.

Ver Capítulo

Hechos 2:31 - La Biblia del Oso  RV1569

Viẽdolo antes, habló de la reſurreciõ del Chriſto, q̃ ſu alma no aya ſido dexada en el infierno, ni ſu carne aya viſto corrupciõ.

Ver Capítulo