Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hechos 17:29 - Biblia al día 1989

Hechos 17:29

»Por tanto, siendo descendientes de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea como el oro, la plata o la piedra: escultura hecha como resultado del ingenio y de la destreza del ser humano.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Reina Valera 1960

Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Traducción en Lenguaje Actual

»Así que, si somos hijos de Dios, no es posible que él sea como una de esas estatuas de oro, de plata o de piedra. No hay quien pueda imaginarse cómo es Dios, y hacer una estatua o pintura de él.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Nueva Version Internacional

"Por tanto, siendo descendientes de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea como el oro, la plata o la piedra: escultura hecha como resultado del ingenio y de la destreza del ser humano.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Biblia de las Americas

Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la naturaleza divina sea semejante a oro, plata o piedra, esculpidos por el arte y el pensamiento humano.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Dios habla hoy

Siendo, pues, descendientes de Dios, no debemos pensar que Dios sea como las imágenes de oro, plata o piedra que los hombres hacen según su propia imaginación.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Nueva Traducción Viviente

Y, como esto es cierto, no debemos pensar en Dios como un ídolo diseñado por artesanos y hecho de oro, plata o piedra.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Palabra de Dios para Todos

Puesto que somos descendientes de Dios, no debemos creer que Dios es algo que la gente imagina o inventa. Él no es una imagen de oro, plata ni piedra.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Biblia de Jerusalén 1998

"Si somos, pues, del linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea algo semejante al oro, la plata o la piedra, modelados por el arte y el ingenio humano.

Ver Capítulo

Hechos 17:29 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pues como somos hijos de Elohim, no debemos suponer que la esencia de El Elyon se asemeje a oro, o plata, o a piedra que se le da formas por técnicas humanas e imaginación.

Ver Capítulo