x

Biblia Online

Anuncios


Génesis 24:30 - Biblia al día 1989

Génesis 24:30

Labán se había fijado en el anillo y las pulseras en los brazos de su hermana, y también la había escuchado contar lo que el criado le había dicho. Por eso salió en busca del criado, y lo encontró junto a la fuente, con sus camellos.

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Reina Valera 1960

Y cuando vio el pendiente y los brazaletes en las manos de su hermana, que decía: Así me habló aquel hombre, vino a él; y he aquí que estaba con los camellos junto a la fuente.

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Nueva Version Internacional

Labán se había fijado en el anillo y las pulseras en los brazos de su hermana, y también la había escuchado contar lo que el criado le había dicho. Por eso salió en busca del criado, y lo encontró junto a la fuente, con sus camellos.

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Nueva Versión Internacional 1999

Labán se había fijado en el anillo y las pulseras en los brazos de su hermana, y también la había escuchado contar lo que el criado le había dicho. Por eso salió en busca del criado, y lo encontró junto a la fuente, con sus camellos.

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Biblia de las Americas

Y sucedió que cuando él vio el anillo y los brazaletes en las manos de su hermana, y cuando oyó las palabras de su hermana Rebeca, diciendo: Esto es lo que el hombre me dijo, Labán fue al hombre; y he aquí que estaba con los camellos junto a la fuente.

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Dios habla hoy

pues había visto el anillo y los brazaletes que su hermana llevaba en los brazos, y le había oído contar lo que el hombre le había dicho. Labán se acercó al siervo de Abraham, que todavía estaba con los camellos junto al pozo,

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - Nueva Traducción Viviente

Había visto el anillo en la nariz de su hermana y las pulseras en sus muñecas, y había oído a Rebeca contar lo que el hombre le había dicho. Así que corrió hasta llegar al manantial, donde el hombre aún estaba parado al lado de sus camellos.

Ver Capítulo

Génesis 24:30 - La Biblia del Oso  RV1569

Y fue, que como vido el pinjante y las axorcas en las manos de ſu hermana, y como oyó las palabras de Rebecca ſu hermana, que dezia, Anſi me dixo aquel varõ, vino àl varõ, y heaqui el eſtaua jũto à los camellos à la fuente.

Ver Capítulo