Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Filipenses 3:19 - Biblia al día 1989

Filipenses 3:19

Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Reina Valera 1960

el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Traducción en Lenguaje Actual

Esa gente va a terminar en el infierno. Vive sólo para comer, y está orgullosa de lo que hace, cuando en realidad debería sentir vergüenza. Sólo piensa en las cosas malas de este mundo.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Nueva Version Internacional

Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos* y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Biblia de las Americas

cuyo fin es perdición, cuyo dios es su apetito y cuya gloria está en su vergüenza, los cuales piensan sólo en las cosas terrenales.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Dios habla hoy

y su fin es la perdición. Su dios son sus propios apetitos, y sienten orgullo de lo que debería darles vergüenza. Solo piensan en las cosas de este mundo.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Nueva Traducción Viviente

Van camino a la destrucción. Su dios son sus propios apetitos, se jactan de cosas vergonzosas y sólo piensan en esta vida terrenal.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Palabra de Dios para Todos

Ellos viven de una manera que los está llevando a la destrucción. Su religión consiste en complacerse a sí mismos. Presumen de hacer lo que debería darles vergüenza y sólo tienen la mirada puesta en las cosas terrenales.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Biblia de Jerusalén 1998

cuyo final es la perdición, cuyo Dios es el vientre, y cuya gloria está en su vergüenza, que no piensan más que en las cosas de la tierra.

Ver Capítulo

Filipenses 3:19 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Están en camino a la destrucción! Su meta es la panza, están orgullosos de lo que debían estar avergonzados, puesto que están ocupados con las cosas del mundo.[20]

Ver Capítulo