Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 37:10 - Biblia al día 1989

Ezequiel 37:10

Yo profeticé, tal como el Señor me lo había ordenado, y el aliento de vida entró en ellos; entonces los huesos revivieron y se pusieron de pie. ¡Era un ejército numeroso!

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Reina Valera 1960

Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Yo le repetí al aliento de vida lo que Dios me ordenó decirle, y el aliento de vida entró en los huesos. Entonces los huesos revivieron y se pusieron de pie. ¡Eran tantos que parecían un ejército!

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Nueva Version Internacional

Yo profeticé, tal como el Señor me lo había ordenado, y el aliento de vida entró en ellos; entonces los huesos revivieron y se pusieron de pie. ¡Era un ejército numeroso!

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Biblia de las Americas

Y profeticé como El me había ordenado, y el espíritu entró en ellos, y vivieron y se pusieron en pie, un enorme e inmenso ejército.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Dios habla hoy

yo hablé en nombre del Señor, como él me lo ordenó, y el aliento de vida vino y entró en ellos, y ellos revivieron y se pusieron de pie. Eran tantos que formaban un ejército inmenso.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Nueva Traducción Viviente

Así que yo anuncié el mensaje como él me ordenó y entró aliento en los cuerpos. Todos volvieron a la vida y se pusieron de pie; era un gran ejército.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Palabra de Dios para Todos

Así que profeticé como se me ordenó. El espíritu llegó a ellos y empezaron a vivir. Luego todos se levantaron. Eran una multitud de soldados.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Biblia de Jerusalén 1998

Yo profeticé como se me había ordenado, y el espíritu entró en ellos; revivieron y se incorporaron sobre sus pies: era un enorme, inmenso ejército.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así que profeticé como fui ordenado, y el aliento vino a ellos, ¡y vivieron, y se pararon sobre sus pies, una gran congregación! °

Ver Capítulo