x

Biblia Online

Anuncios


Ezequiel 33:32 - Biblia al día 1989

Ezequiel 33:32

En realidad, tú eres para ellos tan sólo alguien que entona canciones de amor con una voz hermosa, y que toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica.

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Reina Valera 1960

Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra.

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Nueva Version Internacional

En realidad, tú eres para ellos tan sólo alguien que entona canciones de amor con una voz hermosa, y que toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica.

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Nueva Versión Internacional 1999

En realidad, tú eres para ellos tan sólo alguien que entona canciones de amor con una voz hermosa, y que toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica.

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Biblia de las Americas

Y he aquí, tú eres para ellos como la canción de amor de uno que tiene una voz hermosa y toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica.

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Dios habla hoy

Ellos te consideran como uno que canta canciones amorosas, que tiene hermosa voz y toca bien el arpa. Escuchan tus palabras, pero no las ponen en práctica.

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Kadosh Israelita Mesiánica

así que para ellos tú eres como un canto de amor cantado por alguien con una buena voz quien puede tocar bien un instrumento – Ellos oyen tus palabras, pero no actúan por ellas.

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - Nueva Traducción Viviente

Les resultas muy entretenido, como alguien que les canta canciones de amor con una hermosa voz o les toca buena música con un instrumento. ¡Oyen lo que les dices, pero se niegan a hacerlo!

Ver Capítulo

Ezequiel 33:32 - La Biblia del Oso  RV1569

Y heaqui q̃ tu eres à ellos como cantor de amores, gracioſo de boz y q̃ canta bien: y oyrán tus palabras, mas no las harán.

Ver Capítulo