Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 10:9 - Biblia al día 1989

Ezequiel 10:9

Me fijé, y al lado de los querubines vi cuatro ruedas, una junto a cada uno de ellos. Las ruedas tenían un aspecto brillante como el crisólito.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Reina Valera 1960

Y miré, y he aquí cuatro ruedas junto a los querubines, junto a cada querubín una rueda; y el aspecto de las ruedas era como de crisólito.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Traducción en Lenguaje Actual

Al lado de los cuatro seres vi cuatro ruedas, una junto a cada uno de ellos. Las ruedas eran todas iguales y brillaban como si fueran piedras preciosas. Estaban puestas en forma de estrella, y parecían estar encajadas la una dentro de la otra.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Nueva Version Internacional

Me fijé, y al lado de los querubines vi cuatro ruedas, una junto a cada uno de ellos. Las ruedas tenían un aspecto brillante como el crisólito.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Biblia de las Americas

Entonces miré, y he aquí, había cuatro ruedas junto a los querubines, cada rueda junto a cada querubín; el aspecto de las ruedas era como el brillo de una piedra de Tarsis.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Dios habla hoy

Junto a los seres alados vi cuatro ruedas, una junto a cada uno de ellos. Las ruedas brillaban como si fueran de topacio.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Nueva Traducción Viviente

Me fijé y cada uno de los cuatro querubines tenía una rueda a su lado y las ruedas brillaban como el berilo.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Palabra de Dios para Todos

Noté que había cuatro ruedas cerca de los querubines, una por cada querubín. Las ruedas se veían como el topacio y todas eran iguales.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Biblia de Jerusalén 1998

Miré: había cuatro ruedas al lado de los querubines, una rueda junto a cada querubín, y el aspecto de las ruedas era como el destello del crisólito.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Contemplé y vi cuatro ruedas junto a los keruvim, una rueda junto a un keruv y otra rueda junto a otro keruv; las ruedas tenían el color de berilo [agua marina].

Ver Capítulo