Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 10:17 - Biblia al día 1989

Ezequiel 10:17

cuando se detenían, las ruedas hacían lo mismo; cuando se levantaban, las ruedas se levantaban también, porque el espíritu de esos seres vivientes estaba en las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Reina Valera 1960

Cuando se paraban ellos, se paraban ellas, y cuando ellos se alzaban, se alzaban con ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en ellas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Nueva Version Internacional

cuando se detenían, las ruedas hacían lo mismo; cuando se levantaban, las ruedas se levantaban también, porque el espíritu de esos seres vivientes estaba en las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Biblia de las Americas

Cuando los querubines se detenían, se detenían las ruedas, y cuando se levantaban, se levantaban las ruedas con ellos, porque el espíritu de los seres vivientes estaba en ellas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Dios habla hoy

cuando se detenían, se detenían también las ruedas; y cuando se levantaban, se levantaban también las ruedas, porque las ruedas formaban parte viva de ellos.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Nueva Traducción Viviente

Cuando los querubines se detenían, las ruedas también se detenían. Cuando volaban hacia arriba, las ruedas subían, porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Palabra de Dios para Todos

Cuando los querubines se detenían, las ruedas se detenían también; cuando se elevaban, las ruedas también se elevaban, pues el espíritu de los animales estaba con ellos.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Biblia de Jerusalén 1998

Cuando ellos se paraban, se paraban ellas, y cuando ellos se elevaban, se elevaban con ellos las ruedas, porque el espíritu del ser estaba en ellas.

Ver Capítulo

Ezequiel 10:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

Cuando ellos estaban quietos, las ruedas estaban quietas; y cuando los unos se levantaban, las otras se levantaban con ellos; porque el ruaj de vida estaba en ellas.

Ver Capítulo