x

Biblia Online

Anuncios


Éxodo 31:18 - Biblia al día 1989

Éxodo 31:18

Y cuando terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de la ley, que eran dos tablas de piedra escritas por el dedo mismo de Dios.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Reina Valera 1960

Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Traducción en Lenguaje Actual

En la montaña del Sinaí, Dios le entregó a Moisés las leyes que el pueblo debía obedecer. Dios mismo escribió esas leyes en dos tablas de piedra.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Nueva Version Internacional

Y cuando terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de la *ley, que eran dos lajas escritas por el dedo mismo de Dios.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Nueva Versión Internacional 1999

Y cuando terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de la ley, que eran dos lajas escritas por el dedo mismo de Dios.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Biblia de las Americas

Y cuando terminó de hablar con Moisés sobre el monte Sinaí, le dio las dos tablas del testimonio, tablas de piedra, escritas por el dedo de Dios.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Dios habla hoy

Cuando el Señor dejó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le entregó dos tablas de piedra con la ley escrita por el dedo mismo de Dios.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Cuando El había terminado de hablar con Moshe en el Monte Sinai, YAHWEH le dio las dos tablas del Testimonio, tablas de piedra inscritas por el dedo de Elohim.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - Nueva Traducción Viviente

Cuando el SEÑOR terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de piedra grabadas con las condiciones del pacto,* escritas por el dedo de Dios.

Ver Capítulo

Éxodo 31:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Y dió à Moyſen, como acabo de hablar conel en el Monte de Sinai, dos tablas del Teſtimonio, tablas de piedra éscriptas conel dedo de Dios.

Ver Capítulo