Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Deuteronomio 9:18 - Biblia al día 1989

Deuteronomio 9:18

»Nuevamente me postré delante del Señor cuarenta días y cuarenta noches, y no comí pan ni bebí agua. Lo hice por el gran pecado que vosotros habíais cometido al hacer lo malo a los ojos del Señor, provocando así su ira.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Reina Valera 1960

Y me postré delante de Jehová como antes, cuarenta días y cuarenta noches; no comí pan ni bebí agua, a causa de todo vuestro pecado que habíais cometido haciendo el mal ante los ojos de Jehová para enojarlo.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Después tomé el ídolo que habían hecho, lo quemé y eché las cenizas al arroyo que bajaba del monte. »El pecado de ustedes me causó mucho dolor y tristeza, pues hizo enojar a Dios. Por eso me arrodillé delante de él, y durante cuarenta días y cuarenta noches no comí ni bebí nada. Dios estaba tan enojado con ustedes y con Aarón, que estaba decidido a destruirlos. »Yo sentí tanto miedo que oré a Dios y le dije: “Dios mío, no destruyas al pueblo que sacaste de Egipto con tu gran poder. Es tu pueblo. Recuerda que Abraham, Isaac y Jacob siempre te fueron fieles y te obedecieron en todo. Olvídate de que este pueblo es terco; olvídate de su pecado y de su maldad. Si lo destruyes, los otros pueblos van a pensar que no pudiste llevarlo hasta la tierra que le prometiste. También van a pensar que tú no lo quieres, y que lo sacaste al desierto para destruirlo por completo. Esta gente es tu pueblo; es el pueblo que con tu gran poder sacaste de Egipto”. »Una vez más, Dios escuchó mi oración y los perdonó. Pero no fue esa la única ocasión en que ustedes lo hicieron enojar. También lo hicieron enojar en Taberá, en Masá y en Quibrot-hataavá. Además, cuando ustedes estaban en Cadés-barnea, Dios les ordenó que fueran a conquistar la tierra prometida, pero ustedes no creyeron en su promesa ni lo obedecieron. ¡Desde el día en que los conocí, ustedes han sido siempre tercos y desobedientes!»

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Nueva Version Internacional

"Nuevamente me postré delante del Señor cuarenta días y cuarenta noches, y no comí pan ni bebí agua. Lo hice por el gran pecado que ustedes habían cometido al hacer lo malo a los ojos del Señor, provocando así su ira.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Biblia de las Americas

Y me postré delante del SEÑOR como al principio, por cuarenta días y cuarenta noches; no comí pan ni bebí agua, a causa de todo el pecado que habíais cometido al hacer lo malo ante los ojos del SEÑOR, provocándole a ira.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Dios habla hoy

Después me arrodillé delante del Señor y , tal como ya lo había hecho antes, estuve cuarenta días y cuarenta noches sin comer ni beber nada, por causa del pecado que ustedes habían cometido, con lo que ofendieron al Señor y provocaron su ira.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Nueva Traducción Viviente

»Luego me postré hasta el suelo delante del SEÑOR y estuve allí otros cuarenta días y cuarenta noches. No comí pan ni bebí agua, debido al pecado tan grande que ustedes habían cometido al hacer lo que el SEÑOR odiaba, con lo cual provocaron su enojo.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Palabra de Dios para Todos

Luego, como hice antes, me arrodillé delante del Señor por cuarenta días y cuarenta noches, durante los cuales no comí ni bebí nada. Hice esto debido a todo el pecado que ustedes habían cometido al hacer lo que le disgusta al Señor y de esa forma provocaron su enojo.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Biblia de Jerusalén 1998

Luego me postré ante Yahvé; como la otra vez, cuarenta días y cuarenta noches: no comí pan ni bebí agua, por todo el pecado que habíais cometido haciendo el mal a los ojos de Yahvé hasta irritarle.

Ver Capítulo

Deuteronomio 9:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Entonces caí delante de YAHWEH, como lo hice la primera vez, por cuarenta días y noches durante cuyo tiempo no comí nada ni bebí agua, todo a causa del pecado que ustedes cometieron por hacer lo que era malvado a los ojos de YAHWEH, y provocarlo.

Ver Capítulo