x

Biblia Online

Anuncios


Daniel 7:28 - Biblia al día 1989

Daniel 7:28

Aquí termina la visión. Yo, Daniel, me quedé tan desconcertado por tantas ideas que me pasaban por la mente, que palideció mi rostro. Pero preferí mantener todo esto en secreto.»

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Reina Valera 1960

Aquí fue el fin de sus palabras. En cuanto a mí, Daniel, mis pensamientos me turbaron y mi rostro se demudó; pero guardé el asunto en mi corazón.

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Traducción en Lenguaje Actual

»Esto fue todo lo que vi, y me quedé muy preocupado. Y aunque me entró mucho miedo, no le dije a nadie lo que había visto».

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Nueva Version Internacional

"Aquí termina la visión. Yo, Daniel, me quedé desconcertado por tantas ideas que me pasaban por la *mente, a tal grado que palideció mi rostro. Pero preferí mantener todo esto en secreto."[3]

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Nueva Versión Internacional 1999

»Aquí termina la visión. Yo, Daniel, me quedé desconcertado por tantas ideas que me pasaban por la mente, a tal grado que palideció mi rostro. Pero preferí mantener todo esto en secreto.»[h]

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Biblia de las Americas

Hasta aquí la revelación. En cuanto a mí, Daniel, mis pensamientos me turbaron en gran manera y mi rostro palideció, pero guardé el asunto en mi corazón.

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Dios habla hoy

"Este es el final del relato. Y yo, Daniel, me quedé muy preocupado y me puse pálido; pero no dije nada a nadie sobre este asunto."

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Este es el fin del relato. En cuanto a mí, Dani'el, mis pensamientos grandemente me atribularon; y mi semblante fue cambiado pero guardé el asunto en mi corazón." °

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Nueva Traducción Viviente

Aquí termina la visión. Yo, Daniel, estaba espantado por mis pensamientos y mi rostro estaba pálido de miedo, pero no le dije nada a nadie.

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - La Biblia del Oso  RV1569

Haſta aqui fué el fin de la platica. Yo Daniel, mucho me turbaron mis penſamientos, y mi roſtro ſeme mudó: mas el negocio guardélo en mi coraçon.

Ver Capítulo